Lazismo sin Lazo
 

Estimados amigos FELIZ AÑO

Agradecemos los artìculos que nos envian en colaboraciòn, por su interes reproducimos el siguiente:

Leonardo Lazo/la corrupción en los puertos

  

El señor Leonardo Lazo Margain alias “El Capo Portuario”, es el mejor ejemplo de las irregularidades e ilícitos que se pueden cometer al amparo del poder político. Como bien señala usted, la usurpación de funciones, el ejercicio indebido del servicio público, el abuso de autoridad, el fraude, la falsificación, la manipulación de licitaciones, etc., son con mucho, las características de la actuación del citado funcionario. Lo que resulta obvio también, es que la impunidad con la que se desempeñó el famoso Capo Portuario, no puede entenderse sin la protección de algunos personajes de las más altas esferas del poder.

 

En efecto, durante la administración foxista, el Capo Portuario gozó de la protección de Doña Martha Sahagún de Fox y de sus hijos, los señores Bibriesca. A ellos sirvió, fue su gerente promotor de negocios y en algunas operaciones, solo se desempeñó como tesorero. Lazo Margain miembro vergonzante y acomodaticio del viejo PRI, corrupto por naturaleza, hombre al que le encanta la buena vida pero pobretón, se ganó la confianza de Doña Martha y de sus hijos. A ellos o a sus amigos, les organizó licitaciones portuarias amañadas, y fue quién recolectó los diezmos en el sistema portuario mexicano, obviamente después de cobrar jugosas comisiones por su servilismo.

 

“No hay enfermedad que dure cien años ni cuerpo que la resista”. “Quien a hierro mata a hierro muere”. “Para que la cuña apriete ha de ser del mismo palo”. Sabiduría popular pura. El Capo Portuario pensó que gracias a su cercanía con la FAMILIA PRESIDENCIAL FOXIANA, y a todos los servicios que les prestó durante el sexenio anterior, era una persona intocable. Creyó gozar de impunidad vitalicia, pero en el camino lastimó a muchos empresarios, grilló a muchos servidores públicos logrando que fueran despedidos de sus cargos a pesar de sus trayectorias y de ser profesionalmente competentes. Lazo Margain tenía ansias de controlar los puertos mexicanos y brillar en la ignorancia y la inmundicia de la que se rodeaba.

 

 La última del Capo Portuario

 

En una de sus últimas tropelías, en sus delirios de grandeza, Lazo Margain tuvo los arrestos para tratar de manipular un proceso de licitación como estaba acostumbrado. Haciendo caso omiso de los principios de legalidad, que deben regir los procesos de concursos públicos, trató de manipular una licitación en el puerto de Tuxpan, a favor de una empresa con la que previamente y debajo del agua, había negociado la consabida cuota del Puebla.

 

Esa fue la gota que derramó el vaso, hubo presiones de muy alto nivel. Los funcionarios del sector, incluidos los de origen foxiano, ya no lo pudieron defender. Todos llegaron a la conclusión de que ese era un caso perdido, altamente riesgoso y además que podría resultar muy caro, y decidieron ellos mismos cortarle la cabeza.

 

Pero el relevo del Capo no es resultado de una decisión única, por lo menos no exclusivamente. La instrumentación de la alternativa de sustitución del Capo se venía procesando en los altos niveles de decisión desde tiempo atrás. El Capo estaba quemado en todos los niveles y ya no era un instrumento útil, había cometido tantos atropellos, tantos ilícitos y afectado tantos intereses que ya todo lo que tocaba se volvía problema.

 

El relevo del CAPO fue fraguado desde los más profundos laberintos del foxianismo. En todos los estratos se deseaba que Lazo Margain se largara a su casa y dejara de hacerle daño a los puertos mexicanos. Los foxianos entendieron el asunto e iniciaron el proceso para el cambio, pues como dirían allá en el Rancho San Cristobal, en Guanajuato - pos los que estamos a favor del cambio, pos estamos, y si hay que cambiar al Capo, pos lo cambiamos, solo que por uno de los nuestros -. Así se inician los preámbulos del proceso de relevo del Capo Portuario y la preparación de un prominente miembro de la juventud foxiana para su relevo.

 

La decisión del relevo / la preparación del Cachorro

 

Se busca la justificación del relevo y se encuentra en un viejo proyecto de reformas de la Ley de Puertos que se encontraba en las congeladoras del palacio legislativo, y se lo entregan en abril del 2007 al Diputado Alejandro Enrique Delgado Oscoy (alias el Cachorro Foxiano), a quién le encomiendan procesar dichas reformas, con un doble propósito: generarle una base de apoyo empresarial y crearle una imagen de solvencia técnica y política que permitiera después impulsar al Cachorro foxiano a la Dirección General de Fomento y Administración Portuaria, para sustituir al Capo Portuario. Esa fue la consigna, tristemente el viejo Capo Portuario ya no era útil y había que sustituirlo por un cachorro con pedigrí de la casa, es decir, foxista. “Quién a hierro mata a hierro muere”, por fin, al viejo Capo Portuario le aplicaban una dosis de su propio chocolate.

 

Para concretar esa estrategia, se creo una red de operadores políticos a favor del proyecto encabezado por Alejandro Delgado Oscoy. En el camino se les sumó un grupo de concesionarios de terminales portuarias, algunos de los cuales necesitan renovar las concesiones de sus terminales, y en esas coincidencias de intereses, ellos propusieron y Alejandro aceptó pactar y pactaron su participación en esa aventura a cambio de que les entregara el resto de los puertos mexicanos.

 

 La Red de Operadores

 

Para conseguir sus fines, se tejió una red de operadores para el cabildeo en diversas instancias, entre los que destacaron por su movilidad y actuación abierta; Arturo López Riestra, Jesús Vega Arriaga, Juan Pablo Vega Arriaga y Manuel Díaz Rubio.

 

Arturo López Riestra: se le reconoce por la relevancia adquirida como bróker o intermediario de Hutchinson Ports. A él se le encomendó aportar la logística y recabar los recursos económicos entre las empresas concesionarias de terminales portuarias, para financiar “los trabajos de consulta” que realizaría el Diputado Alejandro Delgado Oscoy, para lograr la aprobación del proyecto de reformas a la Ley de Puertos.

 

Jesús Vega Arriaga: ex funcionario del área de fletamentos de la extinta CONASUPO, Presidente de Navegación Veracruzana, empresa concesionaria de la terminal portuaria de Playa del Carmen, Quintana Roo, prestanombre de Mario Villanueva Madrid Ex gobernador de Q. Roo, socio de Vega Arriaga en esa terminal, la cual forma parte de un sistema de lavado de dinero que opera el Cartel del Chapo Guzmán. A Vega Arriaga le encomendaron actuar como esquirol dentro de la AMANAC con el objeto de mediatizar la posición de esa Asociación y facilitar la aprobación de las reformas. El premio prometido a Vega Arriaga fue que le otorgarían todo el apoyo para ampliar la terminal de Playa del Carmen y pudiera construir muelles para el atraque de los cruceros turísticos, que convertiría a dicho establecimiento en un centro de negocios de grandes ligas.

 

Juan Pablo Vega Arriaga: el naviero consentido del sexenio foxiano, principal beneficiario del coyotaje en Pemex (como se publicó en la revista PROCESO de diciembre 9 del 2007), fue el encargado de operar al interior de la Cámara Mexicana del Transporte Marítimo, con el objeto de neutralizar cualquier movimiento de oposición a las reformas de la Ley de Puertos.

 

http://www.articlearchives.com/698494-1.html

 

Manuel Díaz Rubio: Dicen quienes lo conocen, que Díaz Rubio, por vía familiar es dueño de almas y vidas de medio Yucatán, y por propio derecho, es propietario del puerto de Progreso, donde lo único que le falta es que le entreguen la Administración Portuaria Integral con todo y empleados, a la usanza de los viejos tiempos de la casta divina yucateca. En el sexenio foxista creció en grande, se dice que estableció una relación empresarial cercana con el guanajuatense del Rancho de San Cristobal, lo que explica que Díaz Rubio, en un solo sexenio, haya podido posicionarse en los puertos de Coatzacoalcos, Veracruz, Manzanillo, Progreso y Lázaro Cárdenas. Algunas publicaciones lo ubicaron, en su momento, como prominente miembro de bandas organizadas en el tráfico de vehículos de lujo posiblemente ligados al intercambio de vehículos por droga (según lo documentó La Revista, edición 417 y 418. Link: http://www.larevista.com.mx/ed417/nota4.htm ). Dicen quienes lo conocen, que es un hombre de trato suave y educado, con buena presencia física y hasta elegante, es decir, con el clásico perfil del ampón de cuello blanco, algunos le nombran el FANTOMAS de los puertos, el mafioso elegante. A Díaz Rubio le encargaron organizar una reunión de consulta que se llevó a cabo en Mérida, Yuc., ocasión en la que, según cuentan los que fueron, dejó ver su poder de convocatoria, pues asistieron a ese evento la Oficial Mayor de la SCT; el Coordinador General de Puertos y Marina Mercante acompañado por otros funcionarios de alto nivel; el pleno de diputados de la Comisión de Transportes de la Cámara de Diputados, otros diputados y senadores de la república; los organismos empresariales del transporte marítimo, asociaciones de operadores de terminales portuarias y usuarios, así como la gobernadora del Estado de Yucatán.

 

Obviamente existieron otros operadores, de ellos daremos cuenta en próximas entregas.

 

El Cachorro: Lo que dice que hizo

 

 En los antecedentes del proyecto de dictamen de reforma a la Ley de Puertos, que someten a la consideración de la Comisión de Marina, el Diputado Alejandro Delgado reporta haber realizado 13 reuniones de trabajo en las Administraciones Portuarias Integrales de diferentes puertos del país, 2 foros de consulta para la modernización del marco jurídico portuario, 5 foros o congresos con asociaciones de usuarios, 24 reuniones con diferentes entidades privadas del sector portuario, así como las respectivas reuniones de cierre para el consenso del multicitado  proyecto de reformas.

 

 Para este trabajo, el cachorro foxiano conto con la información y el apoyo proporcionado por las autoridades del sector, tuvo como nadie ha tenido, el financiamiento y soporte jurídico proporcionado por algunas empresa concesionarias de terminales portuarias, así como con una red de operadores políticos ubicados en diversas aéreas y niveles, para sacar adelante las reformas de la Ley de Puertos.

 

Teniendo toda esta infraestructura de apoyo ¿Cómo explicar tan pobres resultados del trabajo del Cachorro foxiano? ¿Qué razones hubo para que el diputado Delgado Oscoy tratara, de forma tramposa, que los legisladores miembros de la Comisión de Marina aprobaran el proyecto de reformas sin análisis previo?

 

El Cachorro. Lo que de verdad hizo

 

 No hay que quebrarse la cabeza para saber los motivos de por que el Dictamen de las reformas de Ley de Puertos se encuentra atorado en la Comisión de Marina. La explicación es muy simple, el Cachorro foxiano delegó su papel de legislador en la red de operadores políticos para que le elaboraran el proyecto de reformas, él se fue a las playas de los puertos que visitaba llevando al lado a una o dos nenorras, con todos los servicios pagados.

 

La red de operadores políticos, a cuyo frente estuvo Jesús Vega Arriaga, se despachó con la cuchara grande ¿a quien le dan pan que llore? Así, la red de operadores transformados en legisladores, por gracia o negligencia de Alejandro Delgado Oscoy, elaboraron un proyecto de reformas de la Ley de Puertos que solo beneficia a los actuales concesionarios de las terminales portuarias y pone en grave riesgo la competitividad portuaria, es decir, la viabilidad del sistema portuario mexicano.

 

Solo basta dar una lectura superficial a las propuestas de reforma para encontrar las huellas de quienes hicieron ese Proyecto. ¿Quiénes estarían interesados porque las terminales portuarias concesionadas duplicaran sus áreas sin licitación pública? ¿Quiénes estaría interesados porque se amplíen ilegalmente los tiempos de las actuales concesiones de las terminales portuarias? ¿Quiénes estarían interesados por eliminar la competencia en los puertos y desearían ser los únicos operadores de servicios portuarios?.

 

 La respuesta se encuentra en el propio dictamen de reformas, se trata de la más burda estrategia para entregar el resto de las actividades de los puertos a los actuales operadores de las terminales portuarias. ¡Vaya!, el Cachorro foxiano y su red de operadores no cuidaron ni las más mínimas formas de la decencia,  se creyeron muy listos y supusieron que los demás mexicanos somos unos tontos, y tuvieron la osadía de querer utilizar a los demás legisladores para modificar la Ley Puertos y otorgar facultades a la autoridad administrativa, para que esta pudiera entregar bienes del dominio publico sin licitación publica; y así duplicar las aéreas concesionadas, ampliar el plazo de las concesiones y concentrar todos los servicios portuarios en las actuales terminales portuarias, lo cual es una forma disfrazada de eliminar la competencia de los servicios portuarios, en detrimento de la libre concurrencia y del derecho de los usuarios de poder elegir a su proveedor de servicios portuarios por razones de precio y calidad.

 

El proyecto de las REFORMAS OSCOY Y SU PANDILLA, se encuentran en el seno de la Comisión de Marina de la Cámara de Diputados, y aspiraríamos a que esa H. Comisión la analice con profundidad y resuelva conforme al bien común o interés general del país, porque de aprobarse tal como va, sería una estocada a la competitividad de los puertos mexicanos, es decir, de la posibilidad de apuntalar el despegue del comercio marítimo de nuestro país.

 

La República, a través de uno de sus órganos de gobierno, el Congreso Mexicano, le otorgó al Diputado Alejandro Delgado Oscoy una oportunidad para reformar la Ley de Puertos y contribuir al bienestar del país, y lejos de proceder con una visión de grandeza, actuó con espíritu de pigmeo, pues siendo el líder del proceso del proyecto de reformas, se entregó personalmente y arrastró a sus propios compañeros diputados de la Comisión de Transportes para que los maicearan, los llevó a la trampa que les fue preparada con antelación, y así, en lugar de dedicarse a trabajar en la encomienda que se le había otorgado, se dedicó a disfrutar de la buena vida, mientras su tarea la desarrollaban Arturo López Riestra y Jesús Vega Arriaga.

 

El Cachorro foxiano mostro muy rápido de lo que esta hecho espiritualmente: le encanta la buena vida, se deja atender bien y es fácil de corromper, no es dedicado en sus labores, su nivel de preparación profesional es muy limitada, tiene espíritu de enano y no tiene la capacidad para tareas de importancia, carece de la disciplina y la perseverancia que requiere buen  servidor publico, así que, como sustituto del Capo Portuario resulta muy chaparro, en lo único que se parecen es que ambos son corruptos, la diferencia es que el Capo es corrupto pero sagaz, sanguinario e inteligente, y Delgado Oscoy en las primeras de cambio demostró ser un pobre tonto, antes de llegar al puesto, mostro sus aspiraciones, y parece que no canta mal las rancheras, ya que mediante su propuesta de reformas, a través del Articulo Sexto Transitorio, previó crearse no una torta sino una autentica Rosca de Reyes, que podría ser hasta de diamantes, pues a través del articulo de referencia, prevé facultar a la autoridad (es decir a él), para que discrecionalmente pueda autorizar, sin licitación alguna, la ampliación de áreas y periodos de las concesiones de las actuales terminales portuarias. Es decir, saltarse los procedimientos previstos, por la propia constitución de la república, para otorgar el uso o explotación de bienes del dominio público a particulares, lo que obviamente no será gratuito, porque conforme a los cánones de la casa foxiana, se aplicará la consabida cuota del Puebla, igualito como lo hizo durante muchos años el Capo Portuario.

 

En los últimos días del 2008 se arreciaron los rumores de que Alejandro Delgado Oscoy sería nombrado sustituto del Capo Portuario o Director General de Puertos, si eso fuera así, estaríamos viajando de Guatemala a  Guatepior, lo que sería el colmo de las paradojas, pues mientras Felipe Calderón tiene a las fuerzas armadas metidas hasta la chancleta en la lucha contra el narco y la delincuencia organizada, los foxianos presionan para continuar repartiéndose el pastel. Que pena, pero así es, así que habrá que continuar en la brega.

 

A t e n t a m e n t e

 

Lector de Portuario Mexicano

 
  Hoy hay 23413 visitantes (47659 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=